LASER TERAPÉUTICO MPHI ORANGE

El láser terapéutico es para la medicina veterinaria, una herramienta de nueva introducción en la fisioterapia y recuperación de nuestros pacientes. Se trata de un tratamiento que tiene efectos antiálgicos, antiinflamatorios y un efecto bioestimulador de larga duración que acelera las curaciones y mejora las recuperaciones.

Los veterinarios, en nuestro día a día tenemos algunos casos en los que con una muy buena práctica clinica, no conseguimos éxito en nuestro paciente. El láser terapéutico MLS, nos va a ayudar en estos casos con:

 

  • Disminución de las contracturas gracias a su efecto antiinflamatorio
  • Evitando el anquilosamiento articular postquirúrgico.
  • Disminución del dolor por su efecto analgésico
  • Aumento de la movilidad del paciente
  • Rápida cicatrización gracias a su efecto bioestimulador que incrementa la circulación.
  • Mejora de la calidad de vida del paciente gracias a la reducción del dolor en artrosis

 

Todas estas ventajas hacen que sea conveniente introducir estas terapias en nuestros tratamientos habituales en los procesos con problemas traumatológicos ya sea antes o después de la cirugía.  Es función de todos educar al cliente para que sepa las ventajas de la rehabilitación y consigamos introducir estas terapias dentro de nuestra actividad diaria en la clínica.

 

Las recomendaciones para unos buenos resultados, es siempre trabajar a contrapelo para evitar la reflexión del láser principalmente en animales con pelo negro. El equipo permite determinar el fototipo del animal (negro o colores oscuros y blanco o colores claros).

 Un paciente puede recibir un máximo de 200joules por paciente, repartidos en diferentes tratamientos (antiedema + Inflamación aguda + Cicatrización + Tendinitis o desmitis, por ejemplo).

La penetración es de 4cm por lo que se ha de buscar la zona de trabajo para llegar a los puntos deseados.

Se recomienda trabajar por puntos, ya que el control del tratamiento es más preciso. Cada punto tiene un radio de 2 cm de manera que es fácil calcular la zona que se trabaja.

En implantes de traumatología (clavos intramedulares, placas, agujas, etc.…). No tiene un efecto de aumento de temperatura tan evidente como los ultrasonidos o la electroestimulació, pero es conveniente trabajar con precaución.

Trabajando con menos Hz de frecuencia se consigue un efecto con más analgesia y en cambio al incrementar los Hz se consigue más efecto bioestimulador.   

Un efecto documentado es el incremento en la liberación de endorfinas dando un efecto de relax en el paciente. No es extraño que en la primera sesión en algunos casos se puede apreciar un ligero retroceso en la evolución, cosa que no influye en el pronóstico.          

 

Para acelerar la cicatrización, justo después de la cirugía, se puede hacer un tratamiento de cicatrización en modo barrido y sin contactar con la herida.      

 

No descartar el modo “Caballo” ya que tiene muchos más programas específicos en su memoria y es perfectamente útil en perros con zonas de tratamiento pequeñas.

Trabajando con cicatrización de heridas, es muy común que se produzca un aumento de la vascularización de la herida observándose un color rojo intenso en los bordes de cicatrización.

El programa de cicatrización en caballos se ha de aplicar en los bordes de la herida para evitar la formación de queloides (cicatrización exuberante). Este efecto secundario no se observa en pequeños animales.     

 

Un paciente necesita de 6 a 10 sesiones donde a partir de la 5ª sesión ya se observan cambios importantes. Es importante fijarse en los pequeños detalles que nos indican una mejora en el animal como puede ser un aumento de actividad, una actitud de mayor dominancia, más actividad de juego…etc.

© 2017 Oservis Veterinaria S.L.